El mar de invierno – Susanna Kearsley

De la contraportada:

En el nordeste de Escocia, donde las olas rompen contra los acantilados y una lluvia pertinaz cae sobre las ruinas de antiguos castillos, se oculta una historia de rebelión, intrigas, amor y traición.

Para Carrie McClelland, aquel pueblecito escocés únicamente iba a ser un alto en el camino. Sin embargo, al visitarlo, queda atrapada por su paisaje agreste y el perfil de las ruinas del castillo Slains sobre el acantilado. Cediendo a un impulso, se instala allí para trabajar en su próxima novela; mucho tiempo después comprenderá que no tomó aquella decisión por azar.

Poco a poco esos parajes y sus gentes, que le resultan extrañamente familiares, se adueñan de ella. Y empieza a escribir una historia olvidada, como si la recordara… o se la dictase una voz del pasado. Una historia que sucedió trescientos años atrás.

Pasado y presente se entrelazan en una novela evocadora, bañada de romanticismo y misterio, basada en un episodio real y apenas conocido de la historia de Escocia.

La historia se desarrolla en el mismo lugar pero en dos periodos de tiempo diferentes:

Cruden Bay, Aberdeenshire, Escocia 1707.

Mary Hay – Condesa de Erroll

Periodo trascendental en la historia de Escocia. Es el año en que Escocia e Inglaterra firman dos actas que unieron el reino de Escocia con el reino de Inglaterra en lo que se conoció como el Reino unido (El reino de Irlanda no estaba incluido). Sin embargo, esta unión fue impopular entre la mayoría de los escoceses especialmente los Jacobitas. Es durante este periodo que encontramos a los protagonistas de El mar de invierno habitando el castillo Slains, residencia de la condesa de Erroll quien utilizó el castillo Slains como lugar de protección para agentes secretos Jacobitas.

Castillo Slains

El ambiente de la novela es de esos que parecen especialmente hechos para servir de fondo al tipo de novela que Susanna Kearsley escribió; un castillo bordeado por un acantilado que será el marco para una historia de amor entre un héroe escocés –que realmente existió- y una chica del pasado que –sin saberlo- encontrará su destino entre las paredes de este misterioso castillo.

Cruden Bay, Aberdeenshire, Escocia tiempo presente.

Encontramos a la escritora Carrie McClelland en el pueblito de Cruden Bay en Aberdeenshire, Escocia, donde Carrie renta una pequeña casa y comienza a investigar para su futura novela.

En Cruden Bay, está ubicado el castillo Slains (lugar real), que impresiona grandemente a Carrie y donde los personajes que serán parte de su historia comienzan a ‘hablarle’.  Carrie siente que personas del pasado le ‘dictan’ los pasajes de su novela; entra en una especie de trance que la hace escribir frenéticamente sin parar -a veces hasta la madrugada. En Cruden Bay Carrie conoce tres hombres; con uno de esos hombres Carrie escribirá su propia historia de amor. En Cruden Bay Carrie -la chica del presente- encontrará su destino.

El libro lleva al lector del pasado al presente sin problemas, de una manera fluida. Cuando estás en el presente, deseas estar en el pasado; cuando estás en el pasado, deseas estar en el presente por lo que estas dos historias de amor y misterio te mantendrán suspendida y atrapada entre el pasado y el presente.


Susanna Kearsley – El hotel St Olaf, donde estuve.
Susanna Kearsley-Kilmarnock Arms Hotel
Susanna Kearsley – Main Street, Cruden Bay
Susanna Kearsley -Harbor Street, Cruden Bay (donde Jimmy vive)

Diana Gabaldon – Susanna Kearsley

“¡He amado cada uno de los libros de Susanna! Tiene una investigación fundamental y el toque delicado de una mariposa con los personajes: ¡receta segura para la ficción histórica que te atrapa y que no te suelta!” – Diana Gabaldon